A seguir hablando de arvejas…

… un año después.

Así es la vida. Comenzamos con un proyecto, por falta de tiempo lo dejamos “olvidado” y si tiene suerte (el pobre proyecto) se lo retoma. Es el caso de Hablemos de Arvejas.

Me hizo falta un año para volver a ponerme las pilas con este tema. Y aunque todavía no tengo muy en claro cuales van a ser las acciones a tomarse (?) voy a intentar que esto salga a flote (?)

No quería esperar más para volver a publicar algo en hablemosdearvejas.com así que los dejo mientras tanto con:

¡Nos leemos en breve!

Anuncios

Muy pronto también hablemos de arvejas en Youtube

Todavía nada es muy claro.  Van a empezar a encontrar el blog muchos defensores de vegetales (o legumbres) pero al comenzar a leer creo que se van a dar cuenta de que.. no se trata de eso.

Muchas preguntas en el aire ¿”kentenijiana”? ¿juventud femenina? ¿Padre Kentenich? ¿a favor o en contra? ¿qué vas a hacer?, bueno de a poco y con paciencia se irán contestando. Para ello agrego un canal de comunicación: el canal de youtube.

Lo que se viene

Este primer video, a modo de “adelanto”, está hecho con trozos de una charla que di este año a un grupo de chicas de 20 años sobre “arvejas”. La idea es subir videos cortos sobre las diferentes temáticas sobre el tema. Cuestiones que iré contestando a lo largo de la investigación.

Los invito a que den sugerencias, comentarios o lo que quieran a través de la cuenta de Twitter o “megustear” la página de Facebook o pueden suscribirse al canal.

¿Arvejas?

Posiblemente creas que ya me volví totalmente loca. O quizás llegaste acá por ser fan de estas asombrosas legumbres. Sin embargo el tema del cual voy a hablar en este blog es casi de un mundo paralelo al de las arvejas.

¿De qué estás hablando ahora?

Un poco de historia

A comienzos de este año fui a un campamento de la Juventud Femenina en Argentina, uno de los días me pidieron que guíe un grupo de secundarias para tratar el tema de la pureza. Era un grupo de 5 chicas de 15 a 18 años, que me hicieron notar lo “avanzada que está la juventud” (aunque esto parezca dicho por una abuela y no por una joven de 20 años).

Hablando sobre el tema de la pureza, surgió inevitablemente el tópico de las relaciones sexuales prematrimoniales. Yo pensé que iba a percibir un no rotundo y unánime sin embargo me sorprendí al descubrir que tan sólo una de ellas estaba “segura” de ello.

Seguimos profundizando sobre el tema, ya totalmente fuera del esquema que estaba previsto. Pude ver que había un dejo de “hartazgo” por parte de las chicas de que el tema sea visto como tabú también por los jóvenes y que en el circulo religioso sean vistos como obvios ciertos valores.

Además el hecho de hablar de “pureza” ya les producía un rechazo porque les hacía alusión a una imagen de mojigatas, excluidas por la sociedad de hoy.

Entonces puse en práctica lo poco que sé de dinámicas de grupo y de psicología/pedagogía. Les pregunté si hubiera sido diferente que al comenzar el trabajo en grupos hubiéramos establecido que íbamos a hablar de… “arvejas” (fue lo primero que se me ocurrió en ese momento) en el sentido de que no iban a estar predispuestas a escuchar “lo de siempre”. Y me dijeron que sí.

Hablemos de arvejas: el desafío

Entre las tantas cosas que conversé con estas chicas pude sacar en claro tres conclusiones para mis próximas “charlas” o conversaciones sobre el tema:

  1. Es un error comenzar a hablar del tema con términos como “pureza”, “castidad” o “virginidad” ya que predispone a una negación por parte de los jóvenes de todo lo que venga después.
  2. Los jóvenes buscan que los valores que adopten no estén “impuestos” por una institución como la Iglesia.
  3. Hay que visualizar el tema desde una perspectiva positiva de la sexualidad.

Estoy siguiendo un curso de pedagogía kentenijiana. Para el trabajo final tengo que escribir un ensayo, el tema que elegí es: “Educación del amor, visión de la sexualidad – desde y para la juventud- como don y desafío.”.

Entonces mi reto es: “traducir” este tema (en base a la pedagogía kentenijiana) a un lenguaje juvenil y secularizado.

El blog

Como no puedo con mi ser comunicativo, decidí que este proceso de “traducción” lo quiero registrar a través de un blog. De esta manera todos los que quieran aportar a la traducción o participar del debate que se genera en torno a este tema van a ser muy bienvenidos. Siempre y cuando haya respeto.

Para abrir los canales de comunicación creé una página en facebook y una cuenta en twitter (@dearvejas).

Entonces.. ¿qué les parece si hablamos de arvejas?